martes, 19 de diciembre de 2017

METERSE EN EL PELLEJO

EMPATÍA HISTÓRICA... 
Estudiamos la Revolución industrial: las primeras fábricas, la consolidación del sistema capitalista, el nacimiento de una nueva sociedad (urbana, clasista, nada igualitaria), la explotación del proletariado, los orígenes del movimiento obrero, la innovación y el cambio, los primeros humos de crisis ecológica... ¡NADA VOLVERÁ A SER IGUAL!

Para "sentir más de cerca" los contenidos de la Unidad, "nos metemos en el pellejo" de un obrero, de un niño, del cabeza de familia de una familia burguesa, de una mujer joven que trabaja en una fábrica textil...

La actividad, realizada por parejas, pretende que los alumnos se identifiquen con burgueses y/o proletarios de la sociedad de la revolución industrial (siglos XVIII y XIX).

Además de señalar las principales características de cada uno de estos grupos sociales, deben añadir ("inventar - recrear") elementos propios de la vida de estas personas... Meterse en su pellejo para entender cómo pensaban, qué sentían, cuáles eran sus sueños y sus pesadillas, sus miedos, los problemas a los que tenían que hacer frente... 


El objetivo es acercar la realidad histórica a nuestra realidad, sentir cerca la historia, entrar en ella y, así, poder comprenderla.

Os dejamos "pedazos de historias" que nos cuentan los chicos y chicas de 4º ESO...

ADRIÁN
(...) Ya es de noche. Vuelvo a casa destrozado de tanto trabajar, como lo poco que mi madre haya podido preparar y me echo en el jergón a esperar un nuevo día, mientras sueño cómo sería mi vida si en vez de seer un obrero fuera un burgués.

JAVIER
Soy Antonio, un niño obrero de 8 años. Ahora estoy trabajando en una mina, pero cuando tenía 6 años comencé a trabajar en una fábrica.
Tengo cuatro hermanos, y todos trabajamos, ya que mis padres apenas pueden darnos de comer. Vivimos en una casa pequeña, con dos habitaciones (...).

ANDREA
(...) Desde los 5 años he trabajado como aprendiz de tejedor, de herrero..., de todo lo que hiciera falta para traer dinero a casa (...).
Conocí a una muchacha que trabajaba en un almacén. Tenía unas condiciones de vida malas, ya que su padre, que trabajaba en una mina, murió. Su madre se había quedado viuda, a cargo de 6 hijos. Me conmovió tanto su historia que empecé a tratarla de una manera especial (...).

INMA
Soy Amélie Aubriot, hija de no de los propietarios de la fábrica textil más grande de mi ciudad. Soy la mayor de 4 hermanos; con mis hermanas pequeñas me gusta compartir cantidad de zapatos, joyas, vestidos... Camille, nuestra sirvienta, siempre nos plancha la ropa y la coloca encima de la cama; además, antes de irnos a dormir nos peina. Mi hermano, en cambio, pasa menos tiempo con nosotras: recibe clases todas las mañanas y monta a caballo por las tardes en las cuadras del señor Leonard Vial (...).

IGNACIO
(...) Cuando cumpla la mayoría de edad heredaré el negocio de mi padre y me convertiré en lo que él llama un "hombre hecho y derecho".
Tengo 2 hermanas mayores que yo, que ya se han casado con dos burgueses muy influyentes.
Mis padres no suelen pasar mucho tiempo juntos, salvo cuando van a la ópera o a dar paseos (...).

CELIA
(...) Vivo en una pequeña casa con mis padres y 5 hermanos. Uno de ellos murió recientemente a causa de un problema en los pulmones por pasar demasiadas horas trabajando en una mina. Este terrible hecho me ha hecho pensar en la vida que llevo... Me levanto a las 6 h de la mañana, cuando apenas es de día, trabajo horas y horas para recibir un mísero sueldo a cambio, descanso un tiempo para comer a mediodía y vuelta a la labor. Cuando regreso a casa, espero a que venga mi madre para ayudarla en las tareas domésticas (...).

JUAN RAFAEL
Me presento: soy un burgués nacido en Liverpool. Mi familia es rica, gracias a que es dueña de una industria siderúrgica. En estos momentos, además de esta empresa, tengo tres industrias textiles gracias a mi matrimonio con la rica heredera de un importante hombre de negocios de Inglaterra.
Hemos tenido 4 hijos, que en el futuro heredarán mis industrias o se casarán con burgueses ricos (...). 

DIEGO
(...) Mis hijos también ponen de su parte trabajando y obteniendo un jornal que, la verdad,no viene nada mal, teniendo en cuenta que con mi sueldo sólo podemos permitirnos comprar alimentos para tres días de la semana y para pasar un rato en la "Taberna Juan", donde voy todos los sábados para reunirme con mis amigos, Joaquín y Eladio,y así ponernos al corriente de las cosas que suceden en el barrio (...).

MOISÉS
(...) He estudiado toda mi vida en los mejores colegios y he aprendido a tocar varios instrumentos musicales, como el piano o el violín. Tengo mucho tiempo libre, y en mi familia solemos realizar variadas actividades de ocio. Esta noche vamos a la ópera... Aunque a mí no me gusta nada, mis padres dicen que es importante darse a conocer, ver y que se nos vea (...).

JOSÉ
Soy Charles Smith Marx, y soy un adinerado burgués del siglo XIX. La vida no es complicada si tienes dinero y sabes moverlo. Pero no todos pueden tener una vida como la mía...
Hace unos días fui a la ópera. Aunque no entiendo nada, creo que es importante para mi hija mayor, a la que estoy buscando marido para un futuro enlace (...).

ANTONIO
(...) Al llegar a casa por la noche tengo que alimentar a mis hermanos y acostarlos. Después, he de lavar la ropa que nos pondremos al día siguiente. Las manchas de aceite no suelen salir...
El dinero que traemos a casa es siempre escaso, pero juntando el de todos los miembros de la familia nos llega para poder comer, aunque no podemos ahorrar ni pagar completo el alquiler de la casa de la ciudad (...).

LUCÍA
(...) Sólo tengo una muda de ropa, que lavo por las noches para poder usarla al día siguiente. Mi madre me ha prometido que cuando cobre el sueldo de este mes me comprará ropa nueva, porque en dos meses me caso con el hijo del compañero de mi padre, Ramón.

VIRGINIA
(...) Mañana se celebrará un banquete en mi casa, y debo estar guapa, porque vendrán los hijos de la familia Rivera. Puede que uno de ellos sea mi esposo en un futuro no muy lejano.
(...) Pero la verdad es que me gustaría casarme con Jorge de Gracia, un chico encantador y muy guapo. Pero nuestros padres tienen muy poca relación (...).

MARÍA
Mi nombre es Megan, tengo 38 años y soy madre de cuatro hijos, a los que tengo que sacar adelante sin su padre, que murió tras el derrumbe en la mina en que trabajaba (...).
Mis dos hijos mayores colaboran conmigo para hacer más llevadero mi día a día. Mi hija se ocupa de las tareas de la casa mientras yo trabajo, también cuida de sus hermanos pequeños. Y mi hijo mayor hace recados a familias pudientes. Mi horario de trabajo es amplio, con largas jornadas. Al llegar a casa, nunca faltan tareas que hacer (...).

MARTA
Soy Alexis y tengo 21 años. Actualmente, estoy estudiando en la Universidad de Derecho, a la que voy por las mañanas. Paso las tardes ayudando a mi padre en la fábrica textil de la que es propietario. Mi madre se dedica a las tareas de la casa y al cuidado de mis hermanos; no tiene mucho tiempo libre.
Mis dos hermanos pequeños estudian en la mejor escuela de la ciudad para, en el futuro, poder ayudar a mi padre en la empresa (...).

JAVIER
Soy Manolo Cansaliebres. Hoy es un día normal, como cualquier otro día.
Me he levantado a las 6 h de la mañana, me he puesto los pantalones y la camiseta de tirantes, y me he dirigido al trabajo. Una vez allí, como cada día, me puse a trabajar con el martillo.
Mi jefe es un señor que tiene mucho dinero y es conocido en toda la ciudad (...).
Al llegar a casa, me encontré a mi esposa haciendo las tareas domésticas. Después, llegó mi hijo (tiene 15 años y trabaja en el campo), y nos anunció que iba a casarse pronto (...).

SARA
(...) Muchas de nuestras necesidades no están cubiertas. Apenas tenemos agua potable, el dinero no alcanza para ropa y zapatos. Aun con estos problemas, somos felices. No nos falta nada esencial para poder vivir, aunque prescindimos de ciertas comodidades que otros sí pueden permitirse.
Mi padre lucha todos los días por sacarnos a mi hermano y a mí adelante.

AURI
18 años y no sé cómo seguir con mi vida... 
Mis padres quieren que siga sus pasos, que para mantener la situación económica me case con Fiedrich, de la familia Ferrias. Éstos son de la misma clase social que yo. Y él es un chico apuesto y educado, pero desagradable con personas que no pertenecen a nuestra clase social, a los que desprecia por (según su opinión) "no estar a la altura".
Yo soy una joven a la que no le gusta mirar a los demás por su condición social, sean campesinos o nobles (...).

16 comentarios:

  1. Miguel Pinel Martínez31 ene. 2018 16:24:00

    Me llamo Felipe, soy de buena familia y poseo un par de casas y una fábrica en el centro de la ciudad. Tengo últimamente falta de capital porque invertí en unos campos en las afueras, estoy seguro de que recuperaré mi inversión, pero mientras no puedo permitir que sepan que me falta el dinero.
    Ayer despedí a un sirviente porque había puesto su mano donde yo iba a pisar, pensé que me consideraba ya un pobre como él y por ello me podía tocar con sus manos sin lavar, eso es inadmisible. Creo que estaría bien casar a alguno de mis hijos, me importa poco cual, pero conozco a una familia adinerada en una ciudad vecina con varios hijos. Estoy un poco cansado de la opera, es repetitiva y cuesta bastante, pero por supuesto si dejara de ir podrían pensar que me falta dinero y así nunca conseguiría casar algun hijo.
    La vida de un propietario como yo no es fácil, hay demasiado estrés y preocupaciones y debes de mantener bien alta la imagen de la familia, no como esos proletarios que a nadie le importa si tienen o no dinero.

    ResponderEliminar
  2. ines diaz del rey31 ene. 2018 18:30:00

    Soy hijo de un campesino tengo 19 años y este es mi segundo trabajo ya que en el primero la mina en la que trabajaba se derrumbo y murieron varias personas una de ellas mi padre. Tengo que ayudar a mi madre con las tareas domesticas y con mi hermana pequeña. En mi casa vivimos mi mujer, mi madre, mi hermana y yo. Solo tenemos dinero para comer, para el alquiler de la vivienda y para ir una vez al mes a la taberna de mi amigo Luis. Pero a nosotros ya nos hace falta mas ya que nosotros somos felices en estas condiciones.

    ResponderEliminar
  3. Aurelio Moreno Podadera3 feb. 2018 13:37:00

    Mi nombre es Louis Lundenberg y mis padres son los dueños de la mayor parte de fabricas textiles de Londres, lugar donde vivo, mi vida es bastante cómoda , gozo de una buena salud, una infinidad de bienes y una enorme educación que me servirá para cuando herede el poder de mi padre, sinceramente no me gusta mucho relacionarme con la gente pero mis padres me obligan a ir a la opera para conocer a chicas burguesas y así casarme con alguna, mi pare siempre dice "cuanto mas dinero tenga mejor" así que mi principal objetivo en este momento es formar una familia adinerada y así llegar a ser conocido en todo el mundo

    ResponderEliminar
  4. Enrique Tamajón Castilla3 feb. 2018 16:10:00

    Diario de Edward Gowilns
    PARTE 1
    23 de abril de 1883
    Querido diario:
    ¡Buenos días! Mi nombre es Edward Gowilns, y soy hijo de Dante Gowilns y Miryam Gowilns, soy un niño de 7 años. Padre hoy me dijo que comenzase a escribir mi día a día en una libreta... ¡Si padre lo dice debe ser algo genial! Aunque no sé muy bien que escribir...

    26 de abril de 1883
    Querido diario:
    Han pasado 3 días desde la última vez que escribí, hoy fuimos al teatro otra vez, vamos todos los días, pero siempre vemos la misma obra... Sin embargo a Padre y Madre les sigue gustando, a mí ya me aburre un poco...

    28 de abril de 1883
    Querido diario:
    Ayer hablé con un niño "de la calle" como dice Padre, me cayó bien y me hice amigo de él. Mi nuevo amigo estaba sucio y su ropa era vieja, a diferencia de la mía. Hoy volveré a quedar con él.

    29 de abril de 1883
    Querido diario:
    Padre me vio ayer jugando con Frederick, mi nuevo amigo. Por alguna razón comenzó a gritarme y trato a Frederick como si fuera un animal, le golpeó la cara y varias veces le pateó, después me trajo a casa obligado y me castigó en el cuarto...

    28 de septiembre de 1883
    Querido diario:
    Hace unos meses que no escribo... Deje el libro en un cuarto y hoy lo encontré. Ya comencé el nuevo año escolar, muchos compañeros del año pasado se han ido, les echo de menos.

    31 de septiembre de 1883
    Querido diario:
    Otro día hemos ido al teatro... Hoy Padre y Madre parecían que estaban nerviosos. ¿Por qué será? Quiero que estén bien.

    1 de octubre de 1883
    Querido diario:
    Hoy Padre se ha reunido con muchas personas, he escuchado algunos gritos de otras personas. Cuando se han ido Madre estaba llorando.

    6 de octubre de 1883
    Querido diario:
    Padre y Madre hoy estaban más contentos. He preguntado y Padre me ha dicho que tenían nuevos trabajadores y pronto todo volverá a la normalidad.

    30 de Diciembre de 1883
    Querido diario:
    No he escrito mucho tiempo ya que no sabía qué poner... Nos cambiamos de casa y ahora estamos en una mucho más grande, y ya no hay esas nubes negras que hacían que me costará respirar. Estoy feliz.

    5 de enero de 1884
    Querido diario:
    Hoy han venido tres mujeres y dos hombres. Son muy serviciales, hacen todo lo que les digo. Son muy majos.

    7 de enero de 1884
    Querido diario:
    Hoy he ido a comprar ropa con Madre, últimamente salimos mucho más y ya no vamos tanto al teatro, ahora pasamos más tiempo en la ópera.

    28 de enero de 1884
    Querido diario:
    ¡Hoy es mi cumpleaños! Padre y Madre me han llevado con Dixen, mi mejor amigo. Nos han dejado solos y ellos han hablado con sus padres. Hemos pasado toda la tarde jugando.

    27 de febrero de 1892
    Querido diario:
    Perdí mi diario y justo hoy lo encontré de nuevo. Hoy Padre me llevó con él a una gran fábrica. Había mucha gente trabajando, todas vestían ropa en malas condiciones y estaban sucios. También me costaba respirar, había mucho humo negro. Comienzo a pensar que no todo lo que hacía Padre era bueno.

    30 de marzo de 1892
    Querido diario:
    Cada vez veo más inútil escribir aquí... Creo que simplemente tiraré el diario. Hoy intenté ayudar a nuestros sirvientes, sin embargo Madre me abofeteó la cara, diciendo que no quería que me juntase con esa escoria... Son personas, ¿sabes? En fin... Supongo tiraré esto por algún lugar...

    4 de mayo de 1895
    Querido diario:
    No pensé volver a encontrar esto, la verdad me trae muchos recuerdos de cuando mi Padre no estaba corrompido por el dinero. Pronto comenzaré a ejercer para poder heredar su fábrica de esclavos. ¿Debería acabar con todo esto o seguir con todo este "teatro"?

    28 de mayo de 1895
    Querido diario:
    Me animé a volver a escribir aquí con cierta regularidad... Ayer me encontré con Frederick, el joven de la calle con el que jugué hace tiempo cuando tenía 7 años. Al principio fue un encuentro bastante cálido, solamente por mi parte, el me trataba como si fuera una especie de ser superior, me hablaba con miedo y no se atrevía a mirarme a los ojos... ¿Qué está pasando con toda esta sociedad?

    ResponderEliminar
  5. Enrique Tamajón Castilla3 feb. 2018 16:11:00

    PARTE 2
    29 de mayo de 1895
    Querido diario:
    Hoy he vuelto a encontrarme con Frederick, curiosamente ha entrado a trabajar en la fábrica de Padre. ¿Le habré motivado a que se una? Mañana le visitaré.

    1 de junio de 1895
    Querido diario:
    Al final acabé visitando la fábrica de Padre. Había crecido bastante de mi última visita, había bastantes más trabajadores, más máquinas, y por supuesto más humo negro. Frederick seguía tratándome como alguien superior.

    2 de junio de 1895
    Querido diario...:
    Hoy volví a visitar a Frederick, esta vez me ignoró completamente, incluso me miraba con un poco de odio... ¿Habré hecho algo malo?

    17 de julio de 1895
    Querido diario:
    Hoy descubrí por qué Frederick pasó de mí. Padre había explotado a su familia hasta el punto de que sus padres habían muerto de cansancio... ¿Cómo puede hacer esto? ¿No ve que son personas?

    18 de julio de 1895
    Querido diario:
    Hoy hablé con Padre y Madre, ambos se pusieron a la defensiva y no terminé consiguiendo nada. Mañana volveré a hablar con ellos y seguiré intentándolo hasta que les convenza o consiga algo.

    23 de septiembre de 1895
    Querido diario:
    No he conseguido absolutamente nada en todo este tiempo... Me siento ciertamente como un inútil. Ya comienzo a entender un poco cómo se maneja esta sociedad. Pura hipocresía por todas partes, el objetivo es aparentar y hacer pensar al resto que tienes dinero de sobra.

    24 de septiembre de 1895
    Querido diario:
    Otros sirvientes que se marchan... ¿Cuantos van ya? Seguramente cerca de 50 personas habrán pasado estos últimos 11 años, desde que nos mudamos a esta mansión.

    27 de septiembre de 1895
    Querido diario:
    Dos chicos y dos chicas, una de ellas embarazada han llegado a casa. Seguramente serían nuevos sirvientes. La chica que no estaba embarazada me ha estado mirando un buen rato. Creo que le he llamado la atención de alguna forma.

    31 de septiembre de 1895
    Querido diario:
    Hoy me ha hablado la chica, por alguna razón se mostraba asustada, no como usualmente la multitud me mira, parecía tener vergüenza o algo parecido. No le he dado demasiada importancia.

    3 de noviembre de 1895
    Querido diario:
    Hoy Padre y Madre han salido, he aprovechado para ayudar a los sirvientes, aunque no me han dejado hacer nada. Al menos espero que ya no me consideren como su enemigo o algo parecido.

    5 de noviembre de 1895
    Querido diario:
    Hoy ha dado a luz la sirvienta embarazada mientras Padre y Madre estaban en la ópera, de nuevo. Ha sido una experiencia... Nueva. ¿Así es como se siente alguien después de ver nacer a alguien? El chico ha sido llamado Gerald.

    6 de noviembre de 1895
    Querido diario:
    He conseguido convencer a Padre y Madre de que no expulsen a la criada. Ya es un paso importante... Creo que puedo volver a intentar hablar con ellos y llegar a un acuerdo.

    7 de noviembre de 1895:
    Querido diario:
    ¡Genial! He conseguido que nuestros sirvientes tengan mejor salario, sin embargo no ha habido tanta suerte con los trabajadores de la fábrica... Me han dejado bastante claro que eso sería un tema intocable.

    9 de noviembre de 1895
    Querido diario:
    La chica que me habló al principio lo ha vuelto a hacer, está vez sonriendo y sin miedo alguno. Estaba agradeciéndome por mi ayuda. Me ha comentado si quería ir a algún sitio en su día de descanso. La he rechazado en un principio, sin embargo, ¿debería haber aceptado?

    10 de noviembre de 1985
    Querido diario:
    Bueno... Tras pensarlo mucho por la noche creo que si saldré con ella, tampoco pierdo nada y Padre y Madre estarán de nuevo en ópera, haciendo acto de presencia.

    12 de noviembre de 1985
    Querido diario:
    Acabo de regresar del encuentro con Camille, la sirvienta. Ha sido divertido, sin embargo por alguna razón las personas nos miraban raro. ¿Será por qué es una criada y puede estropear las apariencias que mantienen Padre y Madre?

    ResponderEliminar
  6. Enrique Tamajón Castilla3 feb. 2018 16:12:00

    PARTE 3
    13 de noviembre de 1895
    Querido diario:
    Hoy Padre y Madre han despedido a Camille y me han dejado encerrado en mi dormitorio. Me han dado una charla sobre enamorarme de una proletaria. Es mi vida, ¿que más les da a ellos?

    15 de diciembre de 1895
    Querido diario:
    Padre me ha levantado la "condena". Después Madre me ha dicho que se irían a América por un viaje de negocios y no regresarían hasta dentro de medio año. Quedaré encargado provisionalmente de la fábrica junto a los padres de Dixen.

    17 de diciembre de 1895
    Querido diario:
    Hoy Padre y Madre han partido de la ciudad hacia América. Me he quedado solo con algunos sirvientes. El padre de Dixen ha venido hoy para comenzar a enseñarme sobre todo lo relacionado con la fábrica, pensé que era un señor más frío, sin embargo parece más razonable que Padre.

    2 de enero de 1896
    Querido diario:
    Hoy he comenzado a trabajar en la fábrica. Por alguna razón solo me trae malos recuerdos... Frederick ya no está, por alguna razón esperaba encontrar a Camille, sin embargo no hubo suerte.

    28 de enero de 1896
    Querido diario:
    Hoy es mi 20° cumpleaños, sin embargo en vez de la típica parafernalia que creaban Padre y Madre simplemente había una felicitación por parte de los sirvientes. A pesar de que estoy más tranquilo, les echo de menos.

    17 de febrero de 1896
    Querido diario:
    Ya han pasado dos meses de que ambos partieron, sin embargo no hay noticia alguna de ellos, siquiera una carta. ¿Estarán bien? Antes de irse Madre me dijo que me escribirían una vez al mes.

    19 de febrero de 1896
    Querido diario:
    Me encuentro mareado... Hoy amanecí con fiebre. Parece que el trabajo me está afectando o será el cansancio... Pasaré algunos días en cama hasta que me recupere.

    3 de marzo de 1896
    Querido diario:
    Ha llegado una carta de América... Padre y Madre han fallecido... Contrajeron fiebre amarilla, intentaron hacer lo que pudieron pero no fueron capaces de sobrevivir... El padre de Dixen no ha venido hoy. ¿Querrá dejarme solo? En cualquier caso se lo agradezco...

    4 de marzo de 1896
    No he salido todavía de casa, ni quiero. No llegue a despedirme adecuadamente de ellos... Ahora estoy solo, no tengo a nadie que me ayude... Padre dejo en herencia su fábrica, así que ahora soy el propietario. No creo poder hacer todo esto solo...

    7 de marzo de 1896
    Querido diario:
    Las noticias vuelan, en todos los periódicos está la noticia de Padre y Madre difuntos... Después de todos eran gente muy importante, no era de extrañar. Hoy he visto a Dixen, ha venido a casa a darme el pésame, sin embargo no ha durado mucho y se ha ido...

    10 de marzo de 1896
    Querido diario:
    Paso las horas mirando la pared. Los sirvientes me intentan animar pero sus esfuerzos son inútiles. Por alguna razón siento pena por Padre y Madre a pesar de las discusiones que habíamos tenido, y ya ha pasado una semana desde su muerte...

    11 de marzo de 1896
    Querido diario:
    No puedo seguir así, pensándolo mejor Padre y Madre invirtieron muchas horas en su fábrica... Si ahora la dejo de lado, terminará cerrando, y con esto echaré a perder todos sus esfuerzos... Mañana saldré de casa y comenzaré de nuevo. Seguramente no escribiré mucho en este tiempo... Tengo que reorganizar mis ideas.

    7 de julio de 1906
    Querido diario:
    10 años... El tiempo pasa volando. Han pasado muchas cosas estos últimos años... La empresa está a punto de caer en quiebra. No tengo suficiente dinero como para seguir invirtiendo... Pediré consejo a Dixen, se convirtió en un banquero importante, a lo mejor puede recomendarme algo.

    9 de julio de 1906
    Querido diario:
    Acabo de hablar con Dixen, me ha recomendado vender parte de las acciones de la empresa... No termina de convencerme la idea, pero tampoco me queda más opción.

    10 de julio de 1906
    Querido diario:
    Ya he citado una reunión entre varios empresarios. Se celebrará el 21 de julio, en 11 días. Asistirán cerca de 10 personas, espero que no salga mal.

    ResponderEliminar
  7. Enrique Tamajón Castilla3 feb. 2018 16:12:00

    PARTE 4
    13 de julio de 1906
    Querido diario:
    Hoy en el teatro he conocido a un señor con una ideología bastante peculiar, hablaba sobre condenar la desigualdad económica. También comentaba ciertos detalles de la igualdad, sin embargo a mi parecer solamente hablaba de causas sin fin. ¿Por qué pagar a todos lo mismo, cuando hay algunos que se esfuerzan más? Con ese sistema solo motiva a que las personas trabajadoras sean menos eficientes ya que ganan lo mismo que las que no lo son. En la práctica no tiene apenas futuro.

    21 de julio de 1906
    Querido diario:
    Acabo de regresar de la reunión, parece que ha sido un éxito. Con este dinero comenzare a invertir de forma adecuada y remontar la fábrica.

    6 de agosto de 1906
    Querido diario:
    Ya han venido los nuevos sirvientes, entre ellos me ha parecido familiar la figura de una mujer. ¿De qué me suena? Juraría que la he visto antes.

    16 de agosto de 1906
    Querido diario:
    Hoy la sirvienta me ha hablado, se trataba de Camille. Se había casado dos veces, sin embargo ambos maridos murieron. Ahora se encontraba de sirvienta otra vez para conseguir dinero para cuidar a sus hijos. En cierta modo me dio un poco de pena.

    30 de agosto de 1906
    Querido diario:
    He pasado últimamente mucho tiempo hablando con Camille, hace unos minutos que se ha ido, me alegra poder hablar con ella de nuevo, es de las pocas personas con las que me puedo relacionar sin que se ponga nerviosa.

    15 de septiembre de 1906
    Querido diario:
    Hoy he salido con Camille a comprar, necesitaba a alguien que me ayudase a transportar todo el material para la fábrica. Cómo eran cosas más o menos ligeras prefería llevarlas yo mismo y ahorrarme el transporte.

    21 de septiembre de 1906
    Querido diario:
    Hoy ha sido la segunda reunión con los inversores en bolsa, hemos repartido los beneficios entre todos. La próxima reunión será en 4 meses, espero que todo siga así.

    23 de septiembre de 1926
    Querido diario:
    Ahora han pasado 20 años, cada vez que olvido el diario en algún lugar acaba apareciendo mucho más tarde. Leyendo todas las entradas llenas de nostalgia no ha podido evitar que termine expulsando una pequeña lágrima. Termine casándome con Camille, a pesar de las "apariencias". A esta edad ya no tiene sentido preocuparse por estas cosas, tengo prácticamente la vida resuelta. Venderé la empresa y viviré con el dinero que me sobre. Tengo dos hijos, Frederick y Elizabeth. Me aseguraré de educarlos correctamente, no como lo hicieron mis padres. No permitiré que tengan la misma vida que yo. Creo que esta será mi última entrada aquí... Ya no queda mucho más por contar de mi vida.

    20 de mayo de 1945
    Querido diario:
    Estoy enfermo. Seguramente esta será mi última noche que siga vivo. Antes de despedirme quería dejar un recuerdo con todas las enseñanzas que esta vida me ha dado para mis amados hijos, y que mejor que esté viejo diario maltratado por el tiempo. Creo que los he educado bien, Frederick es un buen empresario, y Elizabeth ha encontrado a un buen marido. No puede ser mejor noticia para un padre que sus hijos vayan a tener una vida sin preocupación alguna. Ya va siendo hora de que vaya cerrando este diario, sinceramente no me arrepiento de absolutamente nada en esta vida. Como último deseo, quiero desear suerte a mis amados hijos y que siempre sigan juntos, apoyándose entre sí cuando yo no esté.

    ResponderEliminar
  8. Jesus Pérez Arenas4 feb. 2018 22:58:00

    Me llamo Antonio, tengo 16 años y no tengo ganas de vivir. Mi situación actual es insostenible, ya que me paso todo el dia trabajando en la mina. A pesar de todo, mi familia es capaz de sacarme adelante, a mi y a mis hermanos. Pero vivo con miedo, ya que mi padre agrede continuamente a mi madre, además de que tengo el miedo de que me pase algo trabajando y no pueda contribuir para dar de comer a mis 7 hermanos. Lo que me hace seguir y sacar esto adelante es laura, creo que estoy enamorado de verdad. Rezo para que llegue el día en que me case con ella y tengamos muchos hijos. Aunque me duele saber que van a vivir en la situación en la que mis hermanos y yo vivimos ahora.

    ResponderEliminar
  9. Angela Caballero5 feb. 2018 9:38:00

    Soy Paula y tengo 13 años. En mi familia somos 3 hermanos, pero yo soy la mayor de todos ellos. Aunque tenga una edad temprana para trabajar, trabajo en las minas con mis hermanos(5 y 4 años). No solo trabajo, si no que cuando llego a mi casa tengo que actuar de madre, ya que mi padre murió cuando mi hermano mas pequeño tenía 2 meses por un derrumbamiento en la mina, y mi madre tiene una enfermedad terminal y no se puede mover de la cama.
    Yo le prometí a mi padre que sea como sea tenía que sacar a mi familia hacia adelante y así lo hare.

    ResponderEliminar
  10. Soy Antonia Valverde hija de un antiguo e importante militar. Mi casa es muy, pero que muy grande.Mi madre nos trajo a un maestro a casa, este tenía la misma edad que yo y se llamaba Juan Berthand .Este hombre es muy guapo y desde hace un tiempo nos estamos viendo, pero para que mi padre no se entere, nos vemos a escondidas porque solo quiere que me case con gente de clase alta.
    Mi hermana mayor ya esta casada con Carlos Castro, este es un tanto peculiar, se casó con mi hermana por el dinero de mi padre y no la respeta "nunca duerme en casa".
    Mi padre quiere que me case con el hijo de un ex-compañero.Se llama Antonio de Gracia este es un hombre muy irresponsable al que solo le importa el dinero y las mujeres.
    Esta noche se celebra en mi casa una gran fiesta por mi pedida de mano a la que va gente que ni conozco, porque son antiguos compañeros de mi padre. Mi madre va siempre al lado de mi padre menos cuando se va a reuniones o bares. Mi hermana va con su esposo al que no le hace caso porque siempre esta rodeado de mujeres hermosas.
    Esa es mi vida y ahora mismo estoy casada y con un hijo barón.Al que esta recibiendo una educación digna para ser un importante militar como su padre y abuelo.

    ResponderEliminar
  11. Sixto Juárez Calero.5 feb. 2018 11:43:00

    Soy Antonio un niño de 10 años,soy el mayor de los 6 hermanos. Vivo en el campo en una pequeña casa . En ella vivimos mi padre , mi madre mis 5 hermanos y yo.
    Mi padre trabaja en la mina de carbón a pocos kilómetros de nuestra casa.Trabaja 10 horas al día y cuando llega viene muy cansado .Algunos días viene muy tarde porque se para a ver en la taberna.
    Yo trabajo en el campo con tres de mis hermanos arando y sembrando el campo para comer . Mi madre se queda limpiando la casa y cuidando de los dos hermanos más pequeños . Cuando acabamos de sembrar y cultivar nos vamos con las ovejas y las cabras para darle de comer. No tenemos apenas tiempo libre , estamos siempre fuera de casa trabajando con animales , cultivando , talando y buscando comida.
    En el tiempo de cosecha es cuando conseguimos algo mas de comer y un poco de dinero al vender parte de la cosecha.

    ResponderEliminar
  12. Soy la mayor de los 5 hijos que tienen mis padres. Cómo cada día de la semana me tengo que levantar muy temprano y sufrir trabajando en medio de la nada para que mi familia pueda cubrir todas las necesidades que necesitamos todo el mundo. Por mucho que trabajemos mis padres y yo siempre seremos unos simples obreros con el sueño de poder ser los más felices del mundo.

    ResponderEliminar
  13. Juan Antonio Ruiz Fernández5 feb. 2018 12:12:00

    Soy Alberto y tengo 7 años.
    Como cada mañana me e despertado muy temprano para trabajar en la fábrica de carbón de mi tito. En esta trabajamos todos los hermanos de la familia; somos 5 hermanos.
    Al acabar como lo poco que puedo y me voy a limpiar caballos y cuadras para sacarme un poco dinero extra y dárselo a mi familia. Y así día tras día trabajo y trabajo sin descanso para poder vivir dentro de nuestra sociedad

    ResponderEliminar
  14. María Osorio Lara:)5 feb. 2018 14:02:00

    Soy Luis, un niño de 14 años, soy hijo de un minero y huérfano de madre. Tengo 5 hermanos mas pequeños de 5,13,4,8 y 11 años. Mi padre y mis dos hermanos que superan los 9 años de edad trabajamos en la mina más explotada de nuestro pequeño pueblo. Todos los días nos levantamos a las 6 de la mañana y llegamos a casa a las 10 de la noche únicamente para ganar un salario que dé de comer a toda la familia.
    es muy difícil compaginar el trabajo con la limpieza de la casa, las tareas domésticas el cuidado de mis hermanos. Antes, con mamá en casa era más fácil, pero desde que ella murió a causa de una enfermedad debida a la falta de higiene,mi hermano Lucas de 8 años ha tenido que cargar todo su trabajo. Es algo duro ya que él pronto vendrá a la mina y mis pequeños pasarán otra mala racha.
    Nosotros, los que trabajamos llegamos agotados, no tenemos tiempo para nada,solo trabajamos. Nuestras condiciones son malas y Mario calló enfermo hace unas semanas por esto, pero logró recuperarse con el tiempo.
    Mi padre esta preocupado ya que llevamos 4 años en esta situación y piensa que algún día acabará con nosotros.

    ResponderEliminar
  15. Mª Luisa Muñoz Cantero5 feb. 2018 19:42:00

    Soy la pequeña de un adinerado burgues muy respetado en la ciudad. Mi hermano mayor pronto se casará, y está aprendiendo el oficio de la empresa que pronto será suya. Mientras tanto yo estudio y aprendo algunas labores como cualquier otra mujer de mi categoría. La mayoría de mi tiempo libre la paso dando paseos, asistiendo al teatro, la ópera..., esto lo hago para darme a conocer a mi y a mi familia y para encontrar a alguien con el que casarme. El cual mi familia ya ha elegido y en unos años yo también me casaré y podre ser la mujer de mi propia casa y madre de mis hijos. Él es, hijo de unos buenos amigos de mis padres, los cuales poseen una de las fábricas más importantes de la ciudad, según mis padres será lo mejor para mi, sabrá manternerme bien y podré conservar mi categoría social, así que no me preocupo.

    ResponderEliminar
  16. Jesús Cabrera12 feb. 2018 15:35:00

    Hola, me llamo José, tengo 10 años y soy hijo de uno de los directores de la industria mas importante de mi tierra mientras que mi madre se limita a quedarse en casa y ver como trabaja la encargada de las tareas de hogar, que lleva cinco años durmiendo y comiendo con nosotros. Ayer tuve una discusión con mi padre, pues traje a mi amigo a casa y cuando llegó, nada más vernos lo echó y no me dirigió la palabra en todo el día. Ya nos habíamos enfadado antes porque me fui a su casa, que está a cinco kilómetros de mi pueblo. Allí todo está más limpio, tienen muchos animales, aunque Pablo me ha dicho que han vendido ya unos cuantos, los cuales explotan ellos solos. Su familia es muy amable y bondadosa, me recibieron como a uno más de ellos. En esa humilde morada viven los tíos de Pablo junto a sus abuelos y sus primos, los cuales todos trabajan con los animales y en un pequeño huerto que tienen al lado del arroyo. Nunca he conocido a los padres de Pablo, es extraño porque nunca recuerdo haberlo oído hablar sobre ellos. La verdad es que me gusta más vivir en mi casa por cuestiones higiénicas, ellos no suelen cambiarse mucho de ropa y hay días en los que no puedes estar al lado de ellos. Además, allí me quedo con hambre siempre después de comer mientras en casa me sobra. Esto no quita que no disfrute como un niño con zapatos nuevos allí, tienen miles de formas de entretenimiento, pero cuando mi padre se enteró me prohibió volver a salir del pueblo sin su permiso y ya no me deja juntarme con Pablo, que se cambió de colegio al día siguiente de mi última visita a su casa.

    ResponderEliminar