jueves, 16 de octubre de 2014

La CRISIS del ANTIGUO RÉGIMEN

El mundo se tambalea, al menos Europa occidental, durante 100 años (entre la publicación de la Enciclopedia en 1751  y las revoluciones de 1848).
Lo que se conoce como "Antiguo Régimen" entra en "crisis" (coyuntura de cambios en cualquier aspecto de una realidad).

En este tiempo coinciden diversos procesos revolucionarios (burgués, liberal e industrial).
Algunos historiadores califican el momento como "crisis", otros como "edad de las revoluciones"...

En cualquier caso, le demos un nombre u otro, tomemos nota de las profundas transformaciones que van a producirse. Son transformaciones de las que fueron conscientes los contemporáneos, que ya bautizaron así ("Crisis del Antiguo Régimen") a este período de la historia contemporánea. Son transformaciones que harán que nada vuelva a ser igual. Son transformaciones que hicieron posible que seamos lo que somos ahora.

La crisis del Antiguo Régimen representa a la vez:
  • El episodio final en la transición del feudalismo al capitalismo, con el triunfo de éste último como modo de producción.
  • El asentamiento de la burguesía como nueva clase dominante.
  • El Estado liberal como nuevo sistema político.
  • El liberalismo político y económico como nueva ideología dominante.
También son señalables acontecimientos de más largo recorrido:
  • Los cambios demográficos y urbanísticos se aceleran.
  • Surge el proletariado industrial como nueva clase opuesta a la burguesía, y comienzan los conflictos sociales que se conocen como movimiento obrero.
Y, notablemente, en el mundo de las ideas y creencias:
  • La religión se separa del Estado y comienza un proceso de "descristianización".
  • En Arte y Literatura triunfan sucesivamente el Neoclasicismo, el Romanticismo y el Realismo.
  • La ciencia y la técnica entran en contacto entre sí y con la demanda social de la industrialización, con lo que sus posibilidades crecen exponencialmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario